16 feb. 2018



San Gimignano es una de las ciudades que no pueden faltar en vuestra visita a la Toscana si tenéis varios días ya que es Patrimonio de la UNESCO ¡y además se ve en un periquete! Hay quien llama a este pueblo "la ciudad de las mil torres" pero no queremos que nos acuséis de publicidad engañosa así que nos quedaremos en "la ciudad de las muchas y muy bonitas torres".

Dicho lo cual, para ver San Gimignano no vais a necesitar más de un par de horas, así que es el plan perfecto si os queda libre una mañana o una tarde en la Toscana y estáis visitando algo cerca. Básicamente vais a visitar dos calles, San Matteo y San Giovanni y unas pocas plazas que parece que estén ancladas en la Edad Media. No en vano, San Gimignano ha sido el escenario de varias películas ambientadas en esa época.

De las 72 torres que había en la ciudad antiguamente hoy solo se conservan 13 y no con la altura original. En la Edad Media, tener una torre alta equivalía a demostrar tu estatus entre la nobleza y había competiciones para ver quién las construía más altas. Del mismo modo, cuando un noble caía en desgracia su torre era descabezada para escarnio público, por lo que era bastante difícil que siguieran en pie después de tantos años.

No te pierdas esto en San Gimignano


Además de dejar pasar el tiempo por sus empinadas calles, no podéis perderos la Piazza della Cisterna, que toma el nombre del pozo que hay en el centro y que es uno de los rincones más fotografiados de la localidad. Esta plaza está cerca de la catedral y está rodeada de edificios muy bonitos.

La Torre del Diavolo es otro de los puntos que tenéis que ver. No se trata de una torre diabólica, sino que le debe su nombre a que el dueño se asombró de la velocidad a la que se construía, pensando que era obra del demonio. Originalmente tenía una pasarela en lo alto pero ahora mismo solo quedan unos maderos.

La catedral de San Gimignano es una de las visitas imperdibles, y la portada data del siglo XII. Una vez dentro es fácil dejarse asombrar por los frescos que la decoran. Si solo podéis ver una cosa dentro que sea la Capilla de Santa Fina, decorada por Ghirlandaio.

Podéis llegar a San Gimignano tanto en coche de alquiler (recordad que no podéis aparcar dentro del pueblo) podéis llegar en bus desde Florencia y desde Siena, pero si vais desde Pisa tendréis que ir en tren a Certaldo y desde allí coger un autobús. Os aseguro que el viaje merece la pena y tardaréis un poco más de una hora.

Imagen de Marco Lazaronni en Flickr

9 feb. 2018



No miento a nadie cuando digo que uno de mis sueños sería tener una casita en Italia a la que ir en verano. Siendo sinceros, molaría todo que fuera en la Toscana o al menos en algún lugar que tenga cerca un aeropuerto al que lleguen vuelos baratos desde España.

El caso es que ayer navegando por Internet encontré una web en la que venden casas a un euro ¡y había un pueblo de la Toscana donde podías comprarte estas viviendas! El pueblo se llama Fabbriche di Vergemoli, pilla cerca de Lucca y como es obligatorio en nuestra región favorita, es muy cuqui.

Por supuesto, el trato tiene truco. Las casas están cayéndose a cachos y te tienes que comprometer a empezar la obra de rehabilitación antes de dos meses después de haber hecho la compra. Además tienes que pagar íntegros los impuestos, las tasas y los notarios que hagan falta y comprometerte a usar la casa al menos diez días al año.

Imagino que los toscanófilos habéis visto la peli de Bajo el sol de la Toscana y ya estáis familiarizados con el modus operandi de los albañiles italianos. Según mi experiencia son tan buenos como los españoles, así que si tenéis un euro suelto por el bolsillo y estáis dispuestos a iros un par de semanas al año a vivir a la Toscana, ya tenéis casa.

Imagen vía Wikipedia

3 feb. 2018



Llegar a la Toscana desde España no es difícil, ya que hay dos aeropuertos con líneas regulares que unen nuestra península con la italiana, y son Pisa y Florencia. Hoy os contamos cómo llegar a Pisa desde diferentes puntos de nuestra geografía.


Cómo llegar a Pisa en avión desde España

El avión es lo más sencillo y en Pisa hay un aeropuerto muy bien comunicado con la ciudad: el Galileo Galilei. A él vuelan varias aerolíneas como Alitalia (que para usarla desde España tendríais que buscar un vuelo con trasbordo), Ryanair, Easyjet, British Airways, Wizzair, Qatar y Vueling.

Con Vueling podéis llegar desde Barcelona sin problema.
Con Ryanair podéis llegar desde Barcelona (más bien desde Girona), Madrid, Fuerteventura, Gran Canaria, Ibiza, Sevilla, Tenerife y Valencia.

Una vez en el aeropuerto de Pisa es fácil de acceder a la ciudad ya que andando solo un kilómetro ya estáis en la estación central. Desde marzo del año pasado existe además un servicio que se llama 'people mover' que une la terminal con la estación central cada 5/8 minutos y funciona de 6 de la mañana hasta las 12 de la noche.

En el propio aeropuerto existe una estación de autobús que tiene salidas a diversas ciudades italianas. Tenéis un bus a Florencia, a Montecatini, Pistoia, Prato, Lucca, Viareggio y Pietrasanta. Lo mejor es que consultéis con el aeropuerto las rutas y los horarios porque varían en función del día de la semana, de la época del año y de las festividades.

En nungún caso recomendamos coger un taxi a no ser que sea imprescindible. En ocasiones los hemos cogido pero depende mucho del taxista que te toque y de las ganas que tenga de hacerte pagar por la turistada, así que si llegáis a una hora razonable a lo mejor hasta os sale más a cuenta salir andando del aeropuerto hacia la ciudad. En 15 o 20 minutos estaréis en la estación de tren.

Cómo llegar a Pisa en ferry desde España

Si quieres llegar a Pisa en coche pero no te apetece cruzarte toda Francia (pese a que puede ser un buen plan porque los hoteles de carretera franceses salen muy bien de precio), es posible llegar a Pisa en el ferry que llega a Livorno. Por desgracia, hace unos meses suspendieron la ruta entre Barcelona y Livorno y ya no se puede hacer, así que no os queda más remedio que elegir el ferry a Civitavecchia (Roma) o a Génova y luego desplazaros dentro de Italia.


Cómo llegar a Pisa en autobús desde España

Si no os gustan ninguna de estas opciones, también podéis coger uno de los autobuses que unen España con Pisa. Tenéis al menos uno diario desde la Estación Sur de Madrid que cuesta entre 70 y 130€ por trayecto y tarda unos dos días y medio en llegar de la empresa Eurolines. Además hay descuento si tienes menos de 26 años o más de 60.

Para llegar a Pisa desde Barcelona, tenéis un par de rutas de la empresa Flixbus y de Eurolines que os saldrá por unos 60€ por trayecto. El de Eurolines es directo y tarda un día y un par de horas en llegar.

Eso sí, en el momento en el que escribimos este post el bus no llega a Pisa de manera directa (cosa que sucede igual con el tren) y en todas las opciones hay que cambiar de bus al menos una vez durante el viaje. Como hemos dicho al principio de este post, lo mejor es que si queréis llegar a Pisa desde España busquéis un buen billete de avión y os quitéis de líos.

Imagen vía Wikipedia

1 feb. 2018



Resultado de imagen de monte amiata sci piste

Cuando piensas en ir a esquiar a Italia, seguro que te viene en mente el norte, los Dolomitas y sus fantásticas pistas. Pero si quieres pasar unos días de esquí y visitas culturales a lugares maravillosos, te recomendamos que anotes en tu agenda las montañas toscanas.
En el Appennino toscano hay para todos los gustos y especialidades: desde esquí alpino, nórdico, snowpark, zonas para trineos y pistas para minusválidos, todas con muy buenas instalaciones. También hay una amplia oferta para realizar excursiones con raquetas o esquí de fondo.
La estación más conocida de la región es el Abetone, con más de 80 km de pistas esquiables. (Puedes leer un post anterior en la que os contábamos particularidades de esta estación y también sobre Doganaccia de Cutigliano, ambas en la provincia de Pistoia).
En esta ocasión vamos a presentarte otros centros de esquí menos conocidos, más pequeños y familiares. Comenzamos por Zum Zeri en la localidad de Zeri, en el Passo due Santi y donde los días soleados (dicen) que puedes ver el mar de Liguria. Es una estación de apenas 25 km y muy tranquila, algo de lo que se aprovechan las familias para pasar un día de nieve y esquí relajadamente. También hay espacio para el fondo con 12 km de recorrido y un snowpark de 750 metros.
En la provincia de Luca, en los Alpes Apuanos, la montaña Garfagnana una estación que abarca Careggine, Casone di Profecchia el Passo delle Radici. Hay escuela de esquí y como las pistas no son muy difíciles, es un lugar perfecto para aprender. Y también para conocer la rica historia de esta zona y de sus frondosos bosques.
En la provincia de Siena está el Monte Amiata, en Abbadia San Salvatore, cuyas pistas ofrecen esquiar entre el hayedo más extenso de Europa, con 10 km esquiables para esquí alpino y nórdico. El antiguo volcán ofrece un ambiente único para realizar este deporte, en medio de grandes rocas diseminadas por las laderas que además cuando están cubiertas de nieve, lo convierten en un paisaje espectacular.
Estarás más rato haciendo fotos que esquiando. Como amantes della Val’Orcia, te recomendamos que después de esquiar en el Monte Amiata, no te hagas el perezoso y ve a recorrer los pueblos medievales de los alrededores, que son muy bonitos y están llenos de historia.

Foto vía www.skiinfo.it

26 ene. 2018


Una de las cosas que más me preguntan es cómo poder organizar una visita a la Galería de los Uffizi con niños. Este es para mí el museo más imprescindible de todos los que he visto en la Toscana y sería una pena, ya que te has hecho la excursión a Florencia, irte sin verlo solo porque tienes miedo de que los niños se pongan pesados (créeme, sé lo que es). La buena noticia es que tiene solución.

Mi primer consejo, y el más importante, vayas o no con niños, es que compres los tickets por adelantado y si puede ser en la web oficial del museo para no tener problemas. Además junto con el billete ya reservas una cita para ver la galería, así que vas sobre seguro y te puedes organizar mejor. Reserva también sus entradas aunque los menores de 18 años pueden entrar gratis.

El precio del billete es de 12,50€ para los adultos y la tasa por reservar por antelación (en la web o in situ) son otros cuatro euros. Además hay bastantes opciones de que os reduzcan el precio si entráis en algunas categorías, así que preguntad cuando vayáis por si acaso.

Si podéis, elegid las primeras horas de la mañana o la hora de comer (en Italia entre las 12 y las 14) porque es posible que encontréis menos gente, aunque depende de la cantidad de turistas que haya ese día. En mi caso, los peques tienden a portarse mejor en ambientes desconocidos si es por la mañana. El primer domingo de cada mes la entrada es gratuita, pero ya sabéis que eso va a suponer más gente.

Prepara la visita a los Uffizi con antelación


Como vais a saber de antemano qué día vais a ir al museo, preparad la visita con antelación y que vean los cuadros que van a ver para que vayan familiarizándose con sus historias. Yo esto lo haría desde casa directamente, y elegiría no más de diez cuadros (depende de la edad y la capacidad de atención de vuestros peques claro), buscando de antemano en qué salas van a estar. Podéis imprimir una guía con el recorrido también con antelación.

Otra buena idea es tirar de cuadernos para colorear para que se vayan haciendo una idea de lo que verán. Además podéis llevar el cuaderno al museo y ver las diferencias entre lo que han hecho ellos y lo que ven en las paredes. Si no os da tiempo a comprarlos con antelación, en la tienda de la Galería hay varios libros que os pueden ser de utilidad, ¡pero acordaros de pasar por ella antes de ver lo que hay dentro!

Depende de lo que os demoréis, pero en ver esos diez cuadros podéis tardar entre una hora u hora y media. Sí, sé que cuando vas sin niños puedes pasar fácilmente cuatro o cinco horas en un suspiro, pero es lo que hay. Otro día os cuento los cuadros imprescindibles para mí.

Por último, solo os queda disfrutar. ¡Contadnos vuestra experiencia!



19 ene. 2018



En Viareggio les gusta decir que el suyo es el carnaval más importante de Italia, y a nosotras, aunque el amor por la Toscana nos suele cegar, reconocemos que esto no es así ya que por España al menos tiene más predicamento el de Venecia. No obstante, como nos gusta más una fiesta que a un tonto un lápiz, no queremos perder la oportunidad de recomendaros estas fiestas tan pintonas que dan su pistoletazo (o más bien cañonazo) de salida el sábado 27 de enero. O sea, ya mismo.

El comienzo del Carnaval de Viareggio arranca con los Corsi Mascherati, un desfile de carrozas que comienza con tres cañonazos a las 4 de la tarde del sábado. Toda la localidad (y probablemente muchas personas de los alrededores) se reunirán en el primer Corso Mascherato (creo que así es el singular, pero corregidme si me equivoco) de los cuatro que forman los festejos.

El colofón lo pondrá un espectáculo pirotécnico que será tras este primer Corso y tras el último, que tendrá lugar el sábado 17 de febrero a las 17 horas que además será nocturno en todo su recorrido.

Para los que no conocéis esta fiesta, os contaremos que las carrozas de los Corsi te pueden recordar a las Fallas de Valencia pero con ese punto artístico que suelen dar los italianos a todo lo que tocan. Cada carroza representa un tema alegórico, y las de este año tocarán desde la hipotética guerra nuclear que se puede desencadenar entre Corea y Estados Unidos, el poder de la prensa y por supuesto la política italiana.

Y por supuesto la fiesta grande llegará en la propia semana de carnavales entre el 9 y el 18 de febrero. Si podéis acercaros a conocer Livorno contadnos vuestras impresiones.

Imagen vía Wikipedia

14 ene. 2018



Lo bueno de la región Toscana es que tiene planes para todos los gustos... y uno de los que más disfrutan los niños es probar medios de transporte diferentes como el funicular. Las ventajas de este transporte son que en la mayoría de los casos las vistas son impresionantes y que además, al final llegas a un lugar diferente.

En la Toscana podéis encontrar tres en otras tantos pueblecitos llenos de encanto. Hoy os voy a contar dónde utilizarlos. Yo os recomiendo que si vais a usarlo os informéis antes de a qué hora cierran para que no os llevéis una sorpresa, que los españoles tendemos a demorarnos bastante por las tardes y en Italia (y sobre todo en los pueblecitos) todo cierra antes:

Funicular de Montecatini Terme


El que más me gusta a mí es el funicular une Montecatini Terme con el pueblo medieval de Montecatini Alto y fue inaugurado en 1898. En su primer viaje acudieron personajes famosos de toda Italia como Giuseppe Verdi y ha seguido funcionando hasta hoy. El trayecto es una pasada y si hace buen tiempo merece mucho la pena porque además podéis poneros en el balcón como veis en la foto que encabeza esta entrada. Si solo vais a subir a un funicular, que sea a este.

Por suerte se han conservado sus vagones y sus asientos de madera y en cada viaje puedes cruzarte con el otro vagón a mitad de camino. Este es el funicular más largo de la Toscana y su recorrido es de 1056 metros. Para subir debes pagar 4€ por un solo viaje o 7 si es ida y vuelta. Los niños pagan solo 4€ hasta los 10 años y los menores de 6 viajan gratis.

Funicular de Montenero

Este funicular se instaló en 1908 para llegar más rápidamente a la iglesia de la Virgen de Montenero y aún guarda algo de su sabor antiguo. Además fue el primero en Italia de prescindir de su conductor y automatizar su funcionamiento.

El viaje es breve pero merece la pena por las vistas que tenéis sobre Livorno y sobre el mar. Para utilizarlo, tenéis que ir a las afueras de Livorno y recorreréis 656 metros con un precio de 1,20€.

Funicular de Certaldo


Empezó a funcionar en 1999 y sirve para llegar al pueblo medieval de Certaldo Alto donde vivió Bocaccio (y que pilla muy cerca de San Gimignano). Es como un ascensor que sube y baja y cuando se diseñó se pensó en minimizar el impacto visual para que la población no perdiera su encanto. Recorrerás 128 metros con un 40% de inclinación a cambio de 1,30 si eliges un viaje individual o 1,50 para ida y vuelta.

Foto vía Wikipedia
 
© 2012. Design by Main-Blogger - Blogger Template and Blogging Stuff